¿Cuántas veces has oído eso de que comer carbohidratos engorda? o mejor aún, que no comas carbohidratos por la noche porque si comes carbohidratos por la noche vas a engordar. La buena noticia es que esas afirmaciones son absolutamente falsas (ya puedes respirar tranquila), y yo te voy a explicar brevemente por qué en este vídeo post.

Los carbohidratos no te van a engordar por el simple hecho de comerlos, lo que sí va a hacer que acabes acumulando grasa es un exceso de carbohidratos (pero también un exceso de grasas o de proteínas, no sólo de carbohidratos). Hay que tener en cuenta el balance energético (kilocalorías que entran en tu cuerpo y que tu cuerpo es capaz de gastar a lo largo del día); si ese balance energético es positivo (o dicho de otro modo, si en tu cuerpo ha entrado más energía de la que has sido capaz de gastar), ese extra acabará acumulándose en forma de grasa, provenga de carbohidratos, de grasas o de proteínas.

Es muchísimo más importante la calidad que la cantidad: porque no es lo mismo (y no va a actuar en tu cuerpo de la misma forma), dos terrones de azúcar que unos copos de avena, no pueden considerarse a todos los carbohidratos iguales y meterlos a todos en el mismo saco. Opta siempre por carbohidratos saludables, complejos en lugar de simples, que sean ricos en fibra y que se encuentren en la matriz de un alimento y no libres, y cuando los tomes acompáñalos de otros alimentos ricos en nutrientes para moderar sus absorción.

Con qué los acompañes, importa: al igual que no pueden meterse a todos los carbohidratos en el mismo saco y considerarlos a todos iguales porque todos los carbohidratos no son iguales y no van a repercutir de la misma forma en nuestro cuerpo, tampoco van a repercutir de igual forma en nuestro organismo si los tomamos solos o acompañados de una buena ración de verduras, por ejemplo.

La hora del día es secundaria: la prioridad de nuestro cuerpo es reponer las reservas de glucógeno. Una vez que estas reservas de glucógeno hayan sido repuestas, el resto se acumulará en forma de grasa (es lo que te explico en el vídeo con la metáfora de la botella 😀 ). Independientemente de si es por la mañana, por la tarde o por la noche, si tus reservas de glucógeno están medio llenas o tomas más carbohidratos de los que tu cuerpo necesita, ese exceso acabará acumulándose en forma de grasa. ¿Cómo sabes qué cantidad de carbohidratos tienes que consumir cada día? Al igual que ocurre con el resto de macros, dependerá de las individualidades de cada una de nosotras, de tus objetivos, de tu actividad diaria, de tu metabolismo, de si entrenas o no, de la intensidad de tu entrenaiento, de la frecuencia con que entrenas, ... La cantidad de carbohidratos que tienes que comer tú es distinta a la que tengo que comer yo, porque tú y yo somos mujeres distintas, con vidas distintas, ... y así, necesidades distintas también. Aprende qué tienes que comer tú en base a TUS necesidades y a TUS objetivos, con mi taller en vídeo más recursos y herramientas.

Opta por: verduras, cereales integrales (que sean integrales de verdad, comprúebalo en los ingredientes de su etiquetado, porque en la mayoría de los casos los llamados cereales integrales llevan más harinas refinadas que integrales de verdad), frutas (frutas enteras, nada de zumos por muy naturales que sean), y tubérculos, y elimina las bebidas azucaradas (edulcoradas), harinas refinadas, bollería y dulces.

>>> Descarga aquí mi programa de entrenamiento + recursos e imprimibles GRATIS!

Y dime, ¿hay algo que quieras saber?, ¿En qué puedo ayudarte? Déjamelo aquí abajo en los comentarios o en la sección de contacto. También encuéntrame en mis redes sociales y en mi canal de youtube y hablamos! Espero tus mensajes en las redes sociales 😉

Facebook | Twitter | Instagram