Si hay una pregunta que se repite una y otra vez en mis redes es esta: ¿cómo hacer un mini gimnasio en casa?, ¿qué material necesito para hacer mi rutina de ejercicios en casa?, ¿necesito máquinas?, ¿cómo monto mi gimnasio en casa si soy principiante?

Tanto si eres principiante como si llevas ya tiempo entrenando, si tú también quieres saber qué material básico necesitas para tener tu mini gimnasio en casa y poder hacer tu rutina de entrenamiento sin salir de ella, aquí tienes esta guía completa en pdf que he creado especialmente para ti.

 

Actualmente este es mi espacio de entrenamiento y entreno muy bien aquí, ¡pero tú no necesitas tener tanto espacio ni hacerte con todo este material de una vez! Aunque parezca increíble, antes de pasarlo todo al sótano, teníamos todo esto mismo en una habitación bastante pequeña y ¡era más que suficiente!, y comencé con el kit básico completo de barra y mancuernas (y discos), el banco de abdominales y la bici. Lo demás fui comprándolo poco a poco a medida que avanzaba en mis entrenamientos y nos fue haciendo falta.

Si no sabes en qué invertir primero, personalmente te recomiendo que empieces por el banco de abdominales y un buen kit de barra y mancuernas (y discos) y protección para el suelo. Cualquiera de las dos opciones de las que te hablo en el vídeo pueden servir para proteger el suelo de golpes, elige aquella que más se adapte a tus necesidades. E incluso también te puede servir una moqueta o alfombra que tengas en casa 😉

>>> Descárgate GRATIS mi programa de entrenamiento inicial + recursos e imprimibles aquíel complemento perfecto para esta guía 😉

Cuando comencé a entrenar, antes de tener mi mini gimnasio en casa, iba al gym y me resultaba muy cómodo (esa es la verdad), pero eso era antes de probar cómo es entrenar sin tener que perder tiempo en los desplazamientos (si vas al gimnasio tienes que sumarle a tu entrenamiento el tiempo extra que vas a necesitar en ir y venir, y a ninguna de nosotras nos sobra precisamente tiempo para perderlo (literalmente) en acudir al gimnasio). Y a eso además hay que sumarle la mensualidad que hay que pagar para poder usar las instalaciones de un gimnasio, por ejemplo, y que si ya de por sí arrancar a veces cuesta, el plus de tener que moverte de casa para hacer tu rutina de entrenamiento es la excusa perfecta para que tu cerebro te convenza de que hoy no tienes tiempo para ir a entrenar (ejem, ejem).

Pero si para ti es mejor entrenar en un gimnasio en lugar de hacerlo en casa, ¡está bien! y esta guía también te va a ser útil para saber qué equipamiento básico ha de tener el gimnasio al que acudas. Así que, aquí la tienes:

Descárgate la guía haciendo clic aquí o sobre la imagen y empieza YA! No lo dejes para el lunes ¡ni siquiera lo dejes para mañana!, porque sentirte bien y a gusto con tu cuerpo no se logra esperando que comience una nueva semana o un nuevo mes y tampoco necesitas ir al gimnasio para ello.

>>> Te interesa leer: Cómo comenzar a hacer ejercicio (y convertirlo en un hábito)

Y dime, ¿hay algo que quieras saber?, ¿En qué puedo ayudarte? Déjamelo aquí abajo en los comentarios o en la sección de contacto. También encuéntrame en mis redes sociales y en mi canal de youtube y hablamos! Espero tus mensajes en las redes sociales 😉

Facebook | Twitter | Instagram