¿Cómo comenzar una vida fitness? ¿Qué hacer y qué pasos tienes que dar para comenzar a ser fitness y llevar una vida fit? ¿Qué es comenzar una vida fitness?

Si estás leyendo esto es porque quieres cuidarte, sentirte bien contigo misma y con tu cuerpo y saber qué tienes que hacer exactamente para comenzar a llevar una vida fitness (y estás en el sitio adecuado para ello 😉 ), así que ¡Bienvenida! Has decidido dar el primer paso para tomar las riendas de tu bienestar y tu salud y tienes que felicitarte por ello.

Antes de meternos en materia profunda y antes de darte mis tips y pasos imprescindibles para que comiences YA!, dime ¿qué es exactamente llevar una vida fitness? o mejor aún, ¿qué NO es llevar una vida fitness?

Punto número uno y el más importante: llevar una vida fitness NO ES PONERTE A DIETA y una vez que pierdas los tres kilos que quieres perder antes de irte una semana a la playa con tus amigas, volver a lo de siempre hasta que vuelvas a querer perder esos pocos kilos de más de nuevo. Eso no es llevar una vida saludable (lo siento amiga). Si quieres dejar de preocuparte por las calorías que ingieres y sentirte de verdad bien con tu cuerpo, tienes que dejar de pensar de esa manera. Llevar una vida fitness es un modo de vida, es cuestión de hábitos, es ser flexible y hacer las cosas bien el 80 por ciento del tiempo.

Y te recomiendo que antes de empezar a hacer cambios en tu alimentación como una loca y de machacarte en el gimnasio sin una dirección clara, que averigues cómo comes; porque a lo mejor sólo tienes que introducir pequeños cambios, o puede que tengas de rediseñar por completo la forma en la que te alimentas. Y aunque creas que sabes perfectamente qué comes y bebes cada día, no pierdes nada por hacer la prueba llevando un registro exhaustivo durante una semana completa de todo aquello que ingieres. A lo mejor te llevas alguna sorpresa y ya de paso, te ayudas a ti misma a tomar conciencia real de tu alimentación. Para eso, TE INTERESA LEER: MI MÉTODO PARA COMER SANO. EMPIEZA A COMER SANO YA MISMO! 

Y ahora sí, ya estás lista para darle al play!

1. Saca de tu casa todo aquello que te desvía del carrilito saludable (dulces, patatas fritas, gominolas, ...). Si ya de por sí resulta difícil no caer en la tentación, más aún si las tienes en casa y son fáciles de acceder a ellas. La fuerza de voluntad y la motivación es limitada y tendemos a sobrevalorarla. En cualquier momento de debilidad tipo estrés, aburrimiento, mal humor, … acabarás cayendo en la tentación y siento decirte que si estás pesando que a ti eso no te va a pasar y eres muy fuerte para controlar esos impulsos, déjame decirte que te equivocas: eres humana. A todas nos pasa. Pero tranquila porque si haces esto y no lo tienes en casa, habrás resuelto ese problema.

2. Ve al supermercado y haz tu primera compra fit. Ahora que has sacado de la despensa todo lo que tienta y que se sale del carril saludable, es hora de llenar tu nevera con alimentos sanos de verdad. Compra frutas, verduras, cereales integrales, avena, tubérculos, ... Te recomiendo que intentes que el 80/90 por ciento de tu compra sean productos naturales y evites los procesados.

3. Anota tus metas (apuntarme al gimnasio, perder 10 kilos...), eso te ayudará a ser más concreta a la hora de empezar este estilo de vida fit porque te va a dar claridad mental y te ayudará a conseguirlas (y esa claridad amiga mía, créeme que es fundamental a la hora de hacer cambios importantes en tu vida). Pero tienes que ser realmente precisa. Si no sabes con concreción qué es lo que quieres es más difícil que lo consigas. No es lo mismo decir, quiero hacer deporte que, voy a salir a correr todos los días media hora, o que voy a ir al gimnasio 3 días a la semana ...

Anota también tus frustraciones o qué es lo que se te hace difícil a ti. Tan importante es que sepas qué es lo que quieres conseguir como aquello que te frena. Por ejemplo, a mí me resulta muy difícil entrenar por la tarde, me da muchísima pereza, entonces ya sé que tengo que intentar por todos los medios mantener mi rutina de ejercicio por las mañana.
Anota las tuyas porque te va a ayudar a visualizar en qué estás fallando y anticiparte antes de que ocurran. Descarga AQUÍ tus imprimibles GRATIS para que anotes tus metas y qué es lo que te frena. Ponlas en un lugar donde puedas verlas cada día.

Parecen tonterías que no afectan pero créeme, todo suma y cuando quieres cambiar y comenzar una vida fitness, estas pequeñas cosas se vuelven grandes obstáculos.

4. Haz pequeños cambios cada día y conseguirás grandes resultados a largo plazo. Es normal que cuando empieces quieras darlo todo (y tienes que hacerlo) pero, si intentas cambiarlo todo de golpe acabarás cansándote y terminarás dejándolo. Tienes que ir creando hábitos y esto se hace con el tiempo, no de un día para otro …

5. Haz ejercicio. Por un lado porque llevar una vida sana o comenzar una vida fitness es incompatible con no hacer ejercicio. Además vas a sentirte muchísimo mejor y vas a quemar más calorías. Pero no sólo eso, es que hacer ejercicio te ayudará a portarte mejor con la comida: después de estar una hora entera sudando y "pasándolo mal", te lo vas a pensar dos veces antes de comer algo que no debes. DESCÁRGATE YA MI PLAN DE ENTRENAMIENTO INICIAL + GUÍA DEL MATERIAL NECESARIO + BONUS TIPS PARA COMER SANO SIN PASAR HAMBRE GRATIS AQUÍ

6. Pero sobretodo, ten paciencia. Comenzar una vida fitness, llevar una vida sana ... es algo que se consigue con el tiempo, tienes que crear el hábito, ¿recuerdas? Así que no te agobies; el secreto está en que empieces a tu ritmo y seas constante.

Y ahora dime, ¿te has apuntado ya a la vida sana, la vida fitness?, ¿qué es lo que más pereza te da para empezar?

¿Algo que quieras saber?, ¿En qué puedo ayudarte? Pregúntame todo aquí abajo en los comentarios, en la sección de contacto o encuéntrame en mis redes sociales y en mi canal de youtube y hablamos! Espero tus mensajes en las redes sociales.

Facebook | Twitter | Instagram